martes, 16 de octubre de 2007

Lo que me dejo el Venezuela - Argentina

Con el rabo entre las piernas (gracias a que por disposición del creador, no lo puedo tener en otro lado) me dirijo ante todos los espectadores y lectores a informar o a tener el desagrado gesto de informar nuestra primera derrota vinotinta.

Partido jugado desde el estadio pachencho romero de la ciudad de Maracaibo desde el estado Zulia en mi querido país Venezuela.

En una noche fría entre poca brisa y poca calidez corporal de parte de mis muchachos, hemos empezado mal las eliminatorias en nuestro patio, por lo menos de mi parte había una muy buena vibra de obtener un mejor resultado que un 0 - 2, estaba como para mas, este partido, pero una vez mas, nos dejamos acojonar par de goles por parte de los gauchos, por lo menos no fueron 3 o 4, pero igual duele, duele mucho, el hecho de ver como mi selección se atonta cada vez que le toca un encuentro fuerte, con una selección "supuestamente superior" y es que me quedo pegadísimo en mi parte psicológica, y es que es por donde se debe entrenar mas y mas, en la parte de instruir a cada uno de nuestros jugadores a hacerlos mas fuertes, a no dejarse intimidar por alguien "supuestamente superior".

Debemos entrar en la cancha con mil ganas de llevarnos y de arrancar un buen resultado, ok, la condición física es algo muy influyente en el buen resultado de un partido, pero creo ( y ojo, es algo netamente personal) que si se afianza mas la mente, podemos llegar a mucho mas.

Bueno, es tan solo un tropiezo, espero como buen venezolano y como un fiel emisor de buena vibra y de energías a mi selección, que esto sirva de aprendizaje, que esto sirva para sacar coraje y así poder traernos mejores resultados a la tabla.

Por lo menos a pesar de todo, los resultados hasta aquí, nos esta dando mejor que el de eliminatorias pasadas, pero igual hay mucha tela por cortar y muchos kilómetros por recorrer.

Un fuerte abrazo y vibras alentadoras a mi vinotinto del alma y bueno, nada, ¡Viva Venezuela, No Jombre! Más nada!!!

Mi Selección Venezolana del Alma, mi cariñosa y amada Vinotinto

Hoy aunque un poco tarde (ya que me lo había propuesto desde mucho antes, pero por vicisitudes de la vida no lo había podido empezar a hacer), me dedico a postear de lo mas orgullosamente posible y anonadado entre tanta expectativa, nuestra primera victoria vinotinto en lo que es este largo camino por el mundial Sudáfrica 2010.

Quería desde hace rato empezar a dedicar cierto tiempo de mi espacio a aumentar la fiebre, las ganas, la fe, por este equipo, por este país que tanto lo quiero, y de sobra estar decirlo, ya que el que realmente me conoce, sabe de más que lo primero que le deseo por delante a mi equipo, es que tengan esas ganas de restregarle en la cara que somos venezolanos, que somos importantes, no que simplemente somos un equipo mas de los 10 que participan, que no le tememos a nadie, que también por delante de todos tenemos apellidos a quien brindarle un gesto de soberbia, un gesto de dignidad, de sobre potentes, de mucho mas que el simple apellido u nombre que pueda aparecer en una simple pegatina, somos Maldonados, Vallenillas, Reys, Gonzales, hasta Monsalves, también tenemos letras que combinan bien con grandes equipos como lo han hecho los argentinos, los brasileños, no tenemos porque temerle a alguien, no tenemos porque dejarnos sobrellevar por el simple hecho de que nos enfrentemos a jugadores de la elite mundial, porque nosotros también lo somos.

Simplemente quiero dejar plasmado un poco mi pasión y mis ganas por querer ser triunfador, esas ganas espero que aunque sea a través de mi vibra o de mi aire lleguen a cada uno de los muchachos que conforman o conformaran y tendrán el placer de ponerse nuestra remera, esa color tinto, esa que pesa y que nos une y nos agrada tanto.

Así que muy buen comienzo muchachos, lo único es que hay que mantenerse.

Suerte en todos estos largos 17 partidos que quedan por alcanzar la gloria, suerte y full animo, que por lo menos cerca pero a la vez distante, aquí siempre tendrán a uno que los aliente y que se quedara sin voz cada vez que un balón atraviese hasta la red los arcos rivales.

Viva mi Vinotinto, viva nuestra Vinotinto.

Aquí el principio de la emoción y de la esperanza patria y tinta (Eh, José Manuel, Un Madre Golazo, ojalá vengan mas así, gocen el momento muchachos).


eXTReMe Tracker